Thread Rating:
  • 0 Vote(s) - 0 Average
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
María Bayo
#1
María Bayo
(Fitero, Navarra, 1958) Soprano española. María Bayo Jiménez nació en Fitero (Navarra) en 1958. Inició sus estudios musicales en el Conservatorio Pablo Sarasate de Pamplona, y los completó en la Escuela Superior de Música de Detmold (Alemania) becada por el gobierno de Navarra.
La cantante Teresa Berganza le brindó en numerosas ocasiones durante aquella época sus valiosos consejos tanto en el plano artístico como en el meramente profesional. De Berganza ha dicho María Bayo que le debe la confianza que depositó en ella y el hecho de que siempre hablara bien de su canto y de su voz.
Completada su formación, sus grandes cualidades vocales y su excepcional presencia en el escenario le valieron de inmediato el favor de la crítica, que no tardó en considerarla la nueva «joven promesa» del panorama vocal. En esos años de presentación en la sociedad musical ya vio recompensados sus esfuerzos con los premios de la Villa de Logroño, Julián Gayarre (Pamplona), Francesc Viñas (Barcelona) y Maria Callas (Italia).
[Image: bayo.jpg]
María Bayo
Sin embargo, no fue hasta 1988, año en que obtuvo el primer premio en el Gran Concurso Internacional Belvedere en Viena (con diez menciones especiales más), cuando emprendió realmente su carrera internacional.
Los circuitos internacionales
María Bayo debutó en la esfera internacional con Lucia di Lammermoor y La sonnambula en Saint Gallen y Lucerna, cosechando sus primeros éxitos, a los que siguió su primera interpretación de Susanna, de Las bodas de Fígaro, en Madrid, papel que le proporcionaría a lo largo de su carrera numerosos éxitos y el aplauso incondicional de público y crítica. Así, en la rentrée lírica parisiense de 1991 la prensa francesa proclamó a la soprano «gran revelación de la temporada» por esta interpretación.
Comenzó entonces una época en la que algunos de los más importantes escenarios internacionales gozaron del talento artístico de la cantante: la Staatsoper de Hamburgo, el Théâtre de la Monnaie de Bruselas, el Covent Garden de Londres, el Teatro Colón de Buenos Aires, la Deutsche Staatsoper Unter Den Linden de Berlín, la Metropolitan Opera House de Nueva York... Pero probablemente el teatro que la consagró fue la Scala de Milán, donde debutó en 1991 como Musetta en La bohème, de Giacomo Puccini.
Ese mismo año recibió en Alemania el Premio de la Crítica por su grabación discográfica Arie antiche, arias antiguas del barroco italiano, hecho que muestra el gusto de la Bayo por la lírica antigua y la sensibilidad por los instrumentos de época. A mediados de los años noventa, María Bayo había dejado de ser una «joven promesa» para convertirse en toda una realidad, apoyada por un aluvión de excelentes críticas y una discografía sólida, bien seleccionada, sin salidas de estilo y sin concesiones a la comercialidad.
En 1998 debutó en el Festival de Salzburgo, en el marco del Festival de Pascua, con La Calisto, de Francesco Cavalli. En el Festival de Verano de aquel mismo año volvió a Las bodas de Fígaro de Mozart, pero ahora para interpretar a Cherubino, papel que en producciones anteriores habían llevado a cabo mezzosopranos y que Bayo aceptó, segura de sus posibilidades y amante de los retos, tras la propuesta que le hizo el propio director del festival, Gerard Mortier. Tras estudiar las posibilidades, partitura en mano, decidió que no era una idea descabellada, ya que la tesitura del personaje era abordable por una soprano con un registro central sólido.
De Salzburgo al nuevo Liceo
Bayo volvió a Salzburgo en 1999, de la mano del polémico director Lorin Maazel. Con su intepretación de Zerlina, del Don Giovanni de Mozart, cosechó uno de los éxitos más importantes de su carrera.
María Bayo ha sido dirigida por los más grandes directores internacionales (Sinopoli, Chailly, Colin Davis, Maazel, Scimone, Bychkov, Plasson, Albrecht...) y españoles (Frühbeck de Burgos, Víctor Pablo Pérez, Ros Marbà...), así como por especialistas en instrumentos originales (Jacobs, Rousset...), y ha actuado en las salas de conciertos más prestigiosas de París, Bruselas, Amsterdam, Londres, Nueva York o Dresde, tanto en recitales como en conciertos sinfónicos y en obras como Los cuatro últimos lieder de Richard Strauss, la Segunda sinfonía de Mahler, la Novena sinfonía de Beethoven, el Stabat Mater de Rossini, el Réquiem de Verdi, etc.
Habitual partenaire de Alfredo Kraus y Plácido Domingo, participó con ambos en conciertos y grabaciones al servicio de la música española, valiéndole este hecho el título de una de sus «más prestigiosas embajadoras», como lo demuestra su amplia discografía, que incluye, entre otras, la primera grabación completa de Atlántida de Manuel de Falla, Bohemios y Doña Francisquita de Amadeo Vives, La verbena de la Paloma, de Tomás Bretón, El barberillo de Lavapiés, de Francisco Barbieri, Marina, de Emilio Arrieta, Goyescas, de Enrique Granados, y La tabernera del puerto, de Pablo Sorozábal, así como varios volúmenes de canciones españolas.
En octubre de 1999, con motivo de la reapertura del Gran Teatro del Liceo de Barcelona, abordó el papel de Liù en Turandot de Puccini. Bayo definió esta velada como una de las más emotivas de su carrera debido al aplauso del público, más entusiasta y acalorado que el que brindaron a los roles protagonistas. A Liù le siguió otra inolvidable heroína pucciniana: Mimí, de La bohème, que interpretó en la War Memorial Opera House de San Francisco.
En 2000 María Bayo ofreció numerosos recitales en Francia y España, acompañada por la orquesta Capriccio Stravagante, bajo la dirección de Skip Sempé, con un programa íntegramente dedicado a Georg Friedrich Händel que fue objeto de una grabación muy elogiada. Entre estos conciertos destacó el que ofreció en el Teatro Gayarre de Navarra; esta actuación fue su personal aportación a los actos del Nafarroa Oinez 2000.
Ilusionada por el hecho de iniciar su nueva andadura en su tierra natal, Bayo bajó su caché habitual para la ocasión. También actuó con el pianista estadounidense Brian Zeger, con un programa de melodías y lieder, y, entre otros papeles, encarnó a la Despina de Così fan tutte en Salzburgo, bajo la dirección de Claudio Abbado.
No obstante, ese mismo año aconteció uno de los episodios más tristes en la carrera profesional de María Bayo, pues su debut en el Teatro Real, que debía producirse en la Gala Homenaje a Alfredo Kraus, quedó frustrado por una indisposición de la cantante, que fue criticada por los responsables del escenario madrileño.
La conquista de Estados Unidos
El año 2002 fue el de su consolidación en Estados Unidos, gracias sobre todo a Las bodas de Fígaro, en Los Ángeles, y Carmen, en San Francisco: la siempre severa crítica estadounidense fue unánime al proclamar a María Bayo la única personalidad que «brilló con verdadera luz propia» de entre todo el reparto que formaba parte de la producción de esta obra maestra de Georges Bizet, en la que interpretó el rol de Micaela, que acaparó desde el primer momento toda la atención a pesar de no tratarse del papel principal, gracias a su gran calidad vocal e interpretativa.
Otro evento que demostró la versatilidad de la soprano y su gusto por la música anterior al clasicismo fue su actuación en el Festival de Perelada 2002 con un concierto de una selección de Rossini acompañada por la orquesta barroca Concerto Italiano, dirigida por Rinaldo Alessandrini.
Por esas fechas, Navarra quiso rendir homenaje a una de sus mayores embajadoras concediéndole el Premio Príncipe de Viana de la Cultura, el más prestigioso galardón otorgado por la Comunidad Foral. El solemne acto se celebró el 1 de julio en el monasterio de San Salvador de Leyre, donde la soprano recibió el galardón de manos del príncipe de Asturias.
En octubre de 2002 la soprano debutó por fin en el Teatro Real de Madrid. Interpretó en esa ocasión el rol de Manon, de la ópera homónima de Jules Massenet, del cual dijo la cantante: «Es un papel complejo, con muchos matices, una variada paleta con todos los colores. Es muy largo, alterna momentos alegres con otros muy traumáticos y se necesita una extensión vocal muy completa. Yo lo comparo en dificultad con la Violeta de La Traviata».
En cuanto a sus grabaciones, entre las más recientes, registradas básicamente para el sello francés Auvidis Valois, cabe destacar Arias-Exsultate Jubilate, de Mozart, unánimemente reconocido y elogiado; una excepcional versión de los Cantos de la Auvernia-Cantos del País Vasco, de Joseph Canteloube, y Arias de ópera y cantatas, de Händel, un disco calurosamente recibido por la crítica y por el que la soprano fue nominada al premio Grammy a la mejor cantante clásica en 2001. También grabó Antígona, de Tomasso Traetta, bajo la dirección de Christophe Rousset, para el sello Decca.
Dotada de una voz muy personal, expresiva y poderosa, así como de unas notables dotes teatrales, María Bayo ha merecido el reconocimiento unánime de la crítica internacional. Una de las mejores intérpretes mozartianas del mundo, se la considera heredera y seguidora de la estela de grandes divas españolas, como Montserrat Caballé, Victoria de los Ángeles, Teresa Berganza o Pilar Lorengar.
Reply


Possibly Related Threads...
Thread Views
  José María Sicilia 77
  Anna Maria Van Schuurman 59
  José María Rovira Belloso 49
  Antonio María Valsalva 20
  Vicente María Santiváñez 16
  Manuel María Valencia 20
  José María Morelos 29
  José María Van der Ploeg 19
  José María Córdoba 20
  María Antonieta 16

Forum Jump:

Close